Escrito por Food News
¡nuevas tecnologías para cocinar!¡nuevas tecnologías para cocinar!¡nuevas tecnologías para cocinar!

TE PLATICAMOS CÓMO COCINAR BIEN Y RÁPIDO, SOBRE TODO SI TRABAJAS TODO EL DÍA

Ser tu propio chef nunca había sido tan fácil
La verdad, me gusta cocinar. Pero no me gusta cocinar si voy a comer sola, o si llevo todo el día fuera trabajando. Después de dedicar 8 horas de mi día al trabajo lo que quiero es comer algo delicioso y que me lo sirvan. No me parece irracional querer esto. Sin embargo existen contras que debemos reflexionar. Si uno abusa de la facilidad de comer en restaurantes a diario, en el fondo no sabes realmente lo que estás comiendo. Claro si me dices que cenaste pollo, pues solo hay un ingrediente en ese platillo, pero apuesto a que no sabes qué hay en la salsa en la que lo marinaron.

Aceptémoslo, la comida de restaurante tiende a estar cargada de azúcar, sal y grasa. Y no estoy amarrando navajas contra los restauranteros del mundo, ni tampoco diciendo que hay una conspiración para convertirnos en obesos, hipertensos y diabéticos. No, la supervivencia del restaurante consiste, en gran parte, en preparar alimentos con estos ingredientes. Por medio millón de años, la sal, azúcar y grasa son las sustancias que hemos estado programados a buscar y engullir con singular alegría.

-”Cuál es tu comida favorita? - ¡COL!, dijo absolutamente nadie, nunca. Entonces cuando el chef de tu restaurante favorito, le echa innecesariamente una taza repleta de azúcar a la salsa hirviendo en el sartén, no será lo mejor para tu salud, pero él sabe que te está dando exactamente lo que tu cuerpo (o más bien nuestro cerebro primitivo) pide. Al hacer eso, sabe que es más probable que regreses a comer su espagueti boloñesa. Not all drug dealers lurk in alleys.

Te quiero compartir algunas soluciones sencillas para poder decidir qué le metes a tu cuerpo sin pasar horas en la cocina preparando y cocinando. Gracias a aparatos electrónicos y a la globalización hoy podemos disfrutar de grandes beneficios que te facilitan la vida en la cocina. Por otro lado, gracias a los chefs que nos comparten generosamente su conocimiento, puedes armar tu cocina con unos cuantos básicos (y otros no tan básicos) que harán toda la diferencia cuando preparas alimentos para una ocupada semana.

Cuchillo: no es raro encontrar sets de 10 cuchillos a la venta. Los profesionales recomiendan comprar uno de buena calidad que te sirva para todo, en vez de muchos que se rompan o pierdan su filo al poco tiempo.

Platos hondos de preparación y almacenamiento de comida: estos son recipientes multiusos. Pueden ser de plástico, acero inoxidable o vidrio. Deben tener tapaderas. Es bueno tener varias medidas: 1 litro, medio litro y ¼ de litro.

Tablas para picar: dos son suficientes. Una la puedes utilizar para cortar proteína animal y la otra para frutas y verduras.

Utensilios para cocinar: una espátula de metal y de madera, un cucharón de sopa, una cuchara para cocinar y unas pinzas de acero inoxidable.

Ollas: igual que el cuchillo, preferible una buena que muchas baratas ya que con el tiempo sueltan residuos tóxicos en tu comida. Acero inoxidable.

Sartenes: dos; uno chico y uno grande. Preferible de acero inoxidable o de hierro fundido.

Utensilios para preparación: aparte de los más comunes que son el abrelatas y el pelador de papas, existen otros no tan obvios que son de gran ayuda como un batidor francés tipo globo, un micro rallador de queso y limón, una mandolina y un salad spinner (ensaladera con fuerza centrífuga). Estos artefactos reducirán tu tiempo de preparación a la mitad.

Y de aparatos electrónicos, ni se diga. Estos mini robots están diseñados para no usar la estufa jamás, si así lo deseas.

La licuadora: alquimista de los líquidos. Aquí puedes preparar tus smoothies, sopas y salsas. Este es un “must have” obviamente.

Grill eléctrico: ¿recuerdas las sandwicheras con manijas que ponías en la estufa y tenías que voltear periódicamente?. El mismo principio se aplica en el grill eléctrico, solo que sin tener que voltearlo, gracias al calor que se aplica por arriba y por abajo al mismo tiempo, reduce el tiempo de cocción a la mitad. Puedes hacer grilled sandwiches o hasta un pescado empapelado. Las opciones son tan extensas como tu imaginación.
Air Fryer: este aparato es La Bomba. Es la sustitución de freír alimentos cubiertos en aceite hirviendo, por la circulación de aire caliente, haciendo el efecto de “dorar” los alimentos, ¡pero usando 80% menos aceite! Puedes hacer papas fritas, pollo, carne, pescado, hamburguesas, postres y mucho más.

La olla de cocción a presión y la olla a fuego lento: ¡Esta es mi favorita! Ahora existe la fusión de estas dos en una sola máquina con precisión digitalizada. ¡Hace de todo! Desde hornear pan hasta el arroz perfecto, frijoles a fuego lento y carne que se deshebra en cuanto la tocas. Esta olla tiene pocas expectativas de nosotros, lo único que requiere es que agregues los ingredientes, los tapes, aprietes algunos botones y te alejes lentamente.

Hay muchas recetas para el uso de estos aparatos. Unas que están listas en 30 minutos y que requieren poco esfuerzo de nosotros (seres humanos ricos en vida social, adictos al trabajo, super estresados y con un apetito feroz) y otras donde solo tienes que llenar tu olla con ingredientes deliciosos y regresar 10 horas después a una casa invadida de un delicioso olor y tu cena favorita.

Tengo un amigo que bajó 18 kilos en un año solo cocinando en su olla multiusos, sin cambiar nada más en su estilo de vida. Por primera vez en la historia moderna, estar agotados y tener poco tiempo no significa que estamos condenados a comer mal ¡Estas si que son buenas noticias!