Escrito por Food News
¡extra, extra!

Meditar puede mejorar la productividad

en el trabajo y la escuela

 

Este extracto de la revista WIRED de hace ocho años muestra cómo empresas del calibre de Google y Facebook ya usaban la meditación como una forma de mejorar la productividad de sus empleados. Esto le dio la vuelta al mundo y sorprendió a muchos expertos en rendimiento, administración y otros sectores laborales donde el desempeño suele medirse a través de horas trabajadas.

Hoy, la noticia continúa causando sorpresa y eso no es una buena señal. Desde hace casi una década las empresas más progresistas (en este sentido, no en muchos otros) han demostrado que hay un beneficio tangible al permitir que sus empleados tomen tiempo del trabajo para mejorar su salud mental y espiritual, pero parece que el resto de las industrias aún permanece escéptica sobre ello.

Aunque los poderosos de Silicon Valley han encontrado una nueva receta para el éxito en prácticas milenarias, lo han logrado a través de la implementación de prácticas específicas donde más allá de la iluminación se busca dar a los empleados las herramientas para poder lidiar con el estrés, mejorar su ánimo ante la adversidad y cualquier cosa que pueda ayudarlos a convertirse en los mejores trabajadores que pueden ser.

Esto también ha llegado a las escuelas. De acuerdo a un reportaje del New York Times en 2019, 350 escuelas de Inglaterra introdujeron clases de Mindfulness en su currículum como parte de un programa piloto para mejorar la salud mental de los niños.

De esta manera los niños y adolescentes que cada vez luchan más por entender cómo encajar en el mundo contemporáneo que es caótico y complejo tendrían más herramientas para adaptarse a él sin perder su identidad. También les serviría para lidiar con una intensa presión en la escuela, casos de acoso, bullying y problemas en el hogar. Todo eso mientras crecen bombardeados por las redes sociales.

De acuerdo a los directores del programa, todo eso puede ser tratado de cierta forma con clases de meditación y mindfulness, así como puede servir para disminuir la ansiedad, el dolor y la angustia que atraviesan muchos adolescentes.

Finalmente, estas clases pueden reducir su necesidad de apoyo intensivo en el futuro. Y es que ayudando a los niños a trabajar en cuestiones interpersonales y espirituales desde la infancia puede moldearlos en personas que están mucho más preparadas para afrontar la vida real, a diferencia de otras generaciones que crecieron protegidos en una burbuja y no se les enseñó a estar en armonía con sus sentimientos.