Escrito por Food News
¡OBSERVACIÓN DE LA REALIDAD TAL CUAL ES! ¡OBSERVACIÓN DE LA REALIDAD TAL CUAL ES! ¡OBSERVACIÓN DE LA REALIDAD TAL CUAL ES!

Meditación, el vehículo hacia la felicidad

Meditación, el vehículo hacia la felicidad

¿QUIERES CONOCER MÁS SOBRE los beneficios de la meditación?

Meditación, el vehículo hacia la felicidad
Vivimos en una época increíble, donde la información que tal vez ni siquiera puedes imaginar está a un clic de distancia. Donde la gente puede encontrar nuevas maneras de vivir y de entender la vida y donde, a pesar de todo lo malo, también ha se ha dado paso a un mundo mucho más consciente.

Muchos están volteando a prácticas ancestrales como meditación, ya que sus beneficios resultan extraordinarios. Sin embargo no hay duda, mucha gente aún vive con la concepción previa a Internet donde lo desconocido y arcaico era considerado una pérdida de tiempo, una pseudociencia o una literal estafa.

Por eso es que poco a poco la gente que investiga, comienza a abrirse más a estas prácticas y la meditación es una de las mejores cosas que alguien puede hacer. Lo que para muchos es sentarse en silencio por unos minutos y pensar; en realidad es un ejercicio de autoexploración y absoluta observación; donde mente, cuerpo y espíritu se alinean.

Practicar meditación puede cambiar la estructura del cerebro. De acuerdo a un estudio liderado por investigadores de Harvard, al escanear el cerebro de personas que se iniciaron en meditación al inicio de su práctica, ocho semanas después encontraron que aumentó el grosor cortical en el hipocampo; la parte del cerebro que controla el aprendizaje y la memoria y juega un papel importante en la regulación de las emociones.

Parece ser que ocho semanas de meditación es el tiempo perfecto para que nuestro cerebro comience a percibir los cambios que genera esta práctica. Un estudio de la revista Psychosomatic Medicine demostró que tras ocho semanas meditando se producen más proteínas y aumentan los anticuerpos.

Meditación, el vehículo hacia la felicidad

También estimula la corteza prefrontal la ínsula anterior derecha y el hipocampo derecho del cerebro, que están relacionadas con el control del estrés y la ansiedad. Estos son algunos de los cambios más comunes que se sienten al comenzar a meditar, como si de unas semanas a otras el estrés comenzara a ser mucho más fácil de manejar y la ansiedad disminuyera dramáticamente.

Los cambios en el hipocampo suelen estar relacionados a una mejora en el manejo de emociones y a menor riesgo de emociones negativas. También ha demostrado que al incrementar la capacidad del hipocampo la gente puede ser menos propensa al síndrome de estrés postraumático y depresión.

¿Sabías que meditar puede reducir tus niveles de estrés? Seguramente sí, pero para que te des cuenta qué tan benéfica es, en 2016 se publicó un estudio en el que usaron escáneres cerebrales para analizar el cerebro de 35 adultos desempleados que estaban en búsqueda de trabajo y por lo tanto se sometían a grandes niveles de estrés.

Fueron divididos en dos grupos para una intervención de tres días donde se les enseñó a meditar correctamente. Otro en el que se les dio un falso curso de meditación donde sólo aprendían a alejarse de las preocupaciones con pláticas o bromas. Después se les tomaron escáneres cerebrales y descubrieron que las personas que participaron en una práctica real de meditación tenían una actividad más expresiva en las áreas del cerebro relacionadas con el estado de reposo.
Cuatro meses después, las personas que continuaban meditando tenían niveles más bajos de un marcador de sangre relacionado con la inflamación no saludable ligada directamente con el estrés.

Regresando a lo que platicabamos arriba, gracias a que cada vez más personas practican meditación, hay más estudios sobre el tema. Así sabemos que hay evidencia científica que apoya puntos relevantes; como que es buena para la memoria, ayuda a controlar las adicciones y más.

Se puede meditar de muchas formas distintas y puedes esperar resultados específicos, pero si algo es cada vez más seguro es que no importa qué sea lo que esperas de la práctica. Mientras la inicies y persistas en ella, pronto verás cómo tu vida comienza a mejorar, primero de forma imperceptible y después habrá cambios que transformarán tu vida por completo.

No es lo mismo observar la realidad tal cual es que observar la realidad como quisieras que fuera. En un inicio silenciar tu mente y aprender a observar la realidad puede ser un reto complejo. Eventualmente y de forma muy orgánica, la práctica sola te lleva a un estado de paz y felicidad. Y qué mejor que aspirar a estar en ese lugar, realmente feliz con quien eres y pleno en dónde estás.