Escrito por Food News
¡extra, extra!

Los mantras

pueden mejorar tu día

 

Los mantras son una necesidad humana. Ya sea por tradición o por biología, hemos aprendido a calmarnos a través de palabras y pensamientos que repetimos una y otra vez. Desde las cosas más ridículas como repetir “que no llegue el maestro” para que nos den la clase libre, hasta un “todo va a estar bien” cuando en verdad estamos desamparados ante lo que pueda suceder a continuación.

Les decimos mantras a esas frases que repetimos constantemente, pero su esencia viene del otro lado del mundo. Al tratarse de un término tan antiguo y a veces ambiguo, debemos ir con cuidado al definirlo. Oficialmente, la Real Academia de la Lengua Española define un mantra de la siguiente manera:

En el hinduismo y en el budismo, sílabas, palabras o frases sagradas, generalmente en sánscrito, que se recitan durante el culto para invocar a la divinidad o como apoyo de la meditación.

A partir de la repetición, los mantras se convierten en un vehículo de la meditación para alcanzar la iluminación. Esto no implica que el mantra sea una palabra mágica, realmente ayuda preparando la mente para el trabajo que realiza la meditación.

Sin embargo, hay mantras que tienen un profundo significado cultural y religioso. Por ejemplo, Om es el principal mantra de la religión budista, jainista e hindú, se considera el más grande de todos los mantras o fórmulas sagradas.

La sílaba om está compuesta por los tres sonidos a-u-m (en sánscrito, las vocales a y u se fusionan para convertirse en o), que representan varias tríadas importantes: los tres mundos de la tierra, la atmósfera y el cielo; pensamiento, habla y acción; las tres cualidades (gunas) de la materia (bondad, pasión y oscuridad); y las tres sagradas escrituras védicas (Rigveda, Yajurveda y Samaveda)

En occidente muchas veces usamos los mantras durante la meditación (algo que te recomiendo intentar y practicar todos los días, pues sus beneficios son infinitos desde reducir el estrés, aclarar la mente, bajar la presión arterial y más). Pero más allá de Om y otros mantras clásicos, también hemos convertido esta repetición en parte de nuestro día a día.

Ahora hay mantras que realmente son frases, pero que basta con repetirnos internamente para creerlos y que realmente generen un cambio en nosotros.

Controlo lo que puedo influir

Yo no desperté hoy para ser mediocre

Tengo todo lo necesario para alcanzar tus sueños

Yo no soy mis pensamientos o mis emociones
Soy responsable de mis actos

Estos cinco mantras pueden ayudarte a darle una nueva perspectiva a tus días. Repitelos durante la mañana, antes de que inicies tus actividades y verás que poco a poco se quedarán contigo durante el día, cambiando la manera en que percibes tu realidad y la forma en que te desenvuelves.

La buena noticia es que los mantras cambiarán tu vida sin mucho esfuerzo y sus resultados sólo son positivos.